CURSO DE CAPELLANIA DEL CENTRO DE APOYO VIDA ABUNDANTE DISPONIBLES ONLINE Y PRESENCIAL

15 de diciembre de 2017

Página de Inicio
Contáctos

Declaración de Fe

La Biblia es nuestra toda suficiente regla de fe y conducta. De modo que esta declaración de verdades fundamentales, tiene el propósito de formar una base para la confraternidad entre nosotros, es decir, que todos hablemos una misma cosa, (1 Corintios 1:10, Hechos 2:42). La fraseología humana usada en estas declaraciones no es, ni pretendemos que sea inspirada; pero las verdades aquí establecidas se consideran como esenciales para un ministerio evangélico completo.

Nosotros creemos en:


Nosotros creemos en:
• Las Sagradas Escrituras, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, son verbalmente inspiradas de Dios y son la revelación de Dios al hombre, la infalible y autoritaria regla de fe y conducta. (2 Timoteo 3:15-17; 1 Tesalonicenses 2:13; 2 Pedro 1:21)

• El único Dios verdadero se ha revelado a Sí mismo como el propio existente, eterno “Yo Soy,” el Creador de cielo y tierra y el Redentor de la raza humana. El se ha revelado además, como incorporando los principios de parentesco y asociación como Padre, Hijo y Espíritu Santo (Deuteronomio 6:4; Isaías 43:10, 11)

• La Adorable Deidad por consiguiente, podemos hablar propiamente del Señor nuestro Dios, el cual es un Señor, como una Trinidad, y como un Ser de tres personas y a la vez estar absolutamente dentro de las Sagradas Escrituras. (Ejemplo: Mateo 28:19; 2 de Corintios 13:14; Juan 14:16, 17)

• Es por tanto, transgresión de la Doctrina de Cristo, el decir que Jesucristo derivó su título “Hijo de Dios,” solo del hecho de la encarnación y por su relación con la encomia retentiva. Por consiguiente, negar que el Padre sea un Padre eterno y real y que el Hijo sea un Hijo real y eterno, es una negación de la distinción y parentesco de El SER DE DIOS, una negación del Padre y del Hijo y un desconocimiento de la verdad de que Jesucristo vino en carne (Juan 1:2, 14, 18, 29, 49; 1 de Juan 2:22, 23; 4:1-5; 2 Juan 9; Hebreos 12:2).

• La Deidad del Señor, su nacimiento virginal (Mateo 1:23, Lucas 1:31-35), su vida sin pecado (Hebreos 7:26; 1 de Pedro 2:22), sus milagros (Hechos 2:22; 10:38), su obra de sustitución en la cruz (1 Corintios 15:3; 2 de Corintios 5:21), su resurrección corporal de entre los muertos (Mateo 28:6; Lucas 24:39; 1 de Corintios 15:4), Su exaltación a la diestra de Dios (Hechos 1:9, 11; 2:33; Filipenses 2:9-11; Hebreos 1:3).

• La salvación del hombre, la única esperanza de redención que tiene el hombre, es a través de la sangre vertida por Jesucristo el Hijo de Dios.

• La evidencia interna de la salvación para el creyente, es el testimonio directo del Espíritu Santo (Romanos 8:16).

• El bautismo en el Espíritu Santo, todos los creyentes tienen el derecho y deben ardientemente buscar la promesa del Padre, el bautismo en el Espíritu Santo y fuego, de acuerdo al mandato del Señor Jesucristo. (Lucas 24:49; Hechos 1:4, 8; 1 de Corintios 11:14-16; 15:7-9; 812-17; 10:44-46).

• Creemos en el hombre y en la mujer según creados en la Biblia, según nacieron biológicamente, genéticamente y conforme a la voluntad de Dios.
Creemos en el Matrimonio como la unidad básica de la Sociedad conforme a lo establecido en la Biblia.

No se aceptarán ni reconocerán estudiantes que tengan una relación matrimonial que no sea conforme a lo establecido en la Biblia.
• Santificación, se realiza (se efectúa) en el creyente por su reconocimiento e identificación con Cristo en Su muerte y resurrección y dominio del Espíritu Santo, de todas las facultades (Romanos 6:1-11, 13; 8:1, 2, 13; Gálatas 2:20; Filipenses 2:12, 13; 1 de Pedro 1:5

Todo estudiante debe mantener una conducta conforme a las creencias de la Universidad Teológica Vida Abundante, de no hacerlo se le dará de baja administrativamente.

Para ser admitido como estudiante y para ser Capellán del CAVA el solicitante debe haber leído y aceptado nuestras creencias.

El llenar la solicitud de matrícula y admisión es considerado como una aceptación de parte del solicitante de nuestras creencias.