Marco Conceptual

El Instituto de Neuro Teología de Puerto Rico, Inc. (I.N.T.) nace como respuesta a los grandes desafíos del presente y futuro a que se enfrenta la Iglesia Cristiana, fundamentada en las enseñanzas medulares de las Sagradas Escrituras y que sustentan nuestra fe en la persona de Jesucristo, frente a los nuevos paradigmas e investigaciones científicas que cada día van en aumento. Las ciencias con su diversidad de disciplinas, también se enfrentan a los grandes misterios y revelaciones de la Fe. En este sentido, por siglos, la teología cristiana y las ciencias se han caracterizado por realizar y aplicar sus procesos conceptuales desde ópticas mutuamente excluyentes. Sin embargo, ambas disciplinas al estar orientadas para beneficio del bien humano, son en sí mismas bendiciones e inspiraciones Divinas.

Sin embargo, en los últimos años ha habido algunos avances, diríamos moderados, de acercamiento e integración, en los cuales elementos de asuntos espirituales e investigaciones provenientes de las ciencias han comenzado a rendir algunos frutos. Pero todavía queda largo camino por recorrer. Ya entre finales del pasado siglo (XX) y el presente siglo ha habido un carácter más formal de integrar las neurociencias y la espiritualidad. El nombre obligado es la Neuro Teología. Esta nueva disciplina se estudia en la actualidad como una asignatura en áreas de especialización en algunas universidades y centros académicos de Estados Unidos, tales como: "Ohio State University", "Harvard Divinity School", "Pennsylvania Medical School" y en el "Garret Evangelical Theological Seminary".

En Puerto Rico hemos decidido hacer un esfuerzo más allá de lo que una asignatura nos permita conocer. Hemos creado el Instituto de Neuro Teología de Puerto Rico, Inc. También conocido como I.N.T. El cual se habrá de dedicar a entender las complejas relaciones entre la espiritualidad cristiana y las complejas actividades del cerebro. Si bien habremos de incorporar una base experimental, también habremos de tener una plataforma reflexiva de la teología cristiana. El modelo por excelencia de cómo la espiritualidad y la biología cerebral se integran será la persona de Jesucristo.

En múltiples investigaciones, se ha encontrado que las ciencias y la teología han coincidido en un lugar común: el cerebro humano.

En el I.N.T. creemos que ambas disciplinas, al coincidir en el cerebro humano, tienen mucho en común. Creemos que tanto las ciencias así como la teología son disciplinas al servicio de Dios y de la humanidad. El cerebro es el órgano supremo integrador de todo lo que somos, creemos y hacemos. Y el que nos da todas las capacidades que nos diferencia del resto de los otros seres biológicos.